Valora más dos manos que te abrazan en tus momentos de tristeza, que mil manos aplaudiendo tus exitos