Recordar es fácil para el que tiene memoria. Olvidar es difícil para el que tiene corazón.