fbpx
Síguenos en las redes :D

No nacimos para una vida mediocre, sino para una vida de ilusión

Apuntate a nuestra Newsletter

Y no te pierdas ninguna actualización

La ilusión es la esperanza con la que aguardamos que se cumplan nuestros objetivos más valiosos. Cuando digo que no hemos nacido para una vida mediocre es por el hecho de que nuestro cerebro precisa ilusión para marchar correctamente, igual que nuestro corazón necesita bombear sangre.

Cuando vivimos sin ilusión, padecemos un déficit en los neurotransmisores cerebrales de serotonina y dopamina, causantes a su vez del desequilibrio que producen los trastornos del estado anímico.

El ser humano tiene una tremenda necesidad de vivir de ilusiones. En esta línea, nuestro cerebro dispone de un perfecto sistema en el que se optiman todas y cada una nuestras capacidades en blog post de lograr nuestros sueños. De esta forma, podremos probar el placer imaginado. De esta manera, cuando queremos algo se producen cambios en nuestro cerebro, especialmente un aumento de los niveles de dopamina en el sistema límbico, lo que nos produce una enorme fuente de bienestar.

La relevancia que ha adquirido la corriente de la Sicología Positiva durante las últimas décadas ha señalado exactamente el papel de la ilusión como motor de nuestras acciones El objetivo de esta rama de la Psicología trasciende el hecho de estudiar la enfermedad, para pasar a estudiar a personas que son plenamente felices o bien triunfantes y responder a la pregunta de por qué razón lo son.

Una persona ilusionada puede ir mucho más allá de lo que cabría aguardar por sus logros del pasado

árbol

Cargando... Un momento por favor...
Leer también >>  Si puedes responder “SÍ” a estas 5 preguntas, estás con la persona indicada

¿Nuestro cerebro necesita ilusión?

La zona pre-frontal del cerebro es el sitio donde tiene sitio el pensamiento más avanzado, donde valoramos las opciones alternativas para solucionar los inconvenientes y tomar decisiones. Esta zona está influida por el sistema límbico: una parte esencial de nuestro cerebro emocional y donde la ilusión tiene la capacidad de favorecer las funciones superiores del cerebro y  de aumentar las defensas inmunológicas de nuestro cuerpo.

Todo lo contrario ocurre cuando vivimos una vida sin ilusión. La desilusión desgasta nuestro sistema inmunológico, produciéndose un desequilibrio en el organismo que nos hace más propensos a la enfermedad, tanto funcional como a aquellas que tienen un correlato fisiológico identificado.

La Psiconeuroinmunobiología es la ciencia que estudia la conexión que existe entre el pensamiento, la palabra, la psique y la fisiología del ser humano. La ilusión es una forma de energía vital que tiene la capacidad de interactuar con el organismo y generar cambios físicos. Santiago Ramón y Cajal, premio Nobel de Medicina en mil novecientos seis, ya expuso que: “Todo humano, si se lo propone, puede ser escultor de su propio cerebro”.

mujer-y-globos

Las verdades comienzan siendo ilusiones

Cada vez somos más en nuestro grupo de Auto Coaching PNL en Telegram, "haz click aquí" para unirte y participar en la conversación :D

¿Por qué promover la ilusión?

Hay una relación directamente proporcional entre el estado de salud y el nivel de ilusiones. Una investigación realizado en España por el Instituto Oficial de Sicólogos de la villa de Madrid (año 2014), consiguió como resultado que las personas con salud tienen un nivel de ilusión que supera el de la media de los españoles.

Leer también >>  Suprimamos la dependencia emocional

Por contra, las personas enfermas tienden a perder la ilusión. La conclusión desde estos datos es que es de suma importancia hacer énfasis en promoverla la ilusión y hacer de ella una herramienta de cara al desarrollo de las personas. No podemos olvidad la energía que mana de la esperanza.

La ilusión puede ser espontánea, pero lo realmente beneficioso sería aprender a provocarlas y ponerlas en marcha cuando quisiéramos. De esta manera, cualquier persona puede obtener con tiempo y un adecuado entrenamiento el desarrollo de los elementos de la ilusión, y por ende tenerla para proyectar su vida cara delante.

Plantearse unas metas en la vida con expectativas reales, cuidarnos para sentirnos bien con nosotros mismos, admitir los fracasos como parte indiscutible de la vida y valorar nuestros esfuerzos nos ayudarán a conseguir una ilusión amoldada y positiva.

Para recuperar o bien sostener la ilusión es importante fortalecer el cuidado de las relaciones con los demás. Exactamente es este cuidado y la buena deriva de estas relaciones lo que provoca muchas de las emociones positivas que nos acompañan en nuestra vida rutinaria.

ilusion

12

No nacimos para una vida mediocre, sino para una vida de ilusión
4 (80%) 290 votos

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.
Cerrar menú