No es necesario preocuparse por lo que vas a recibir. Mejor preocúpate por lo que vas a dar