fbpx
Síguenos en las redes :D

Los maridos agobian a las mujeres diez veces más que los hijos

Cada pareja es un mundo, cada familia también. En una familia ideal, los adultos deberían respaldarse mutuamente y contribuir por igual en la crianza de los hijos. Sin embargo, sabemos que habitualmente la realidad dista de la teoría y, desgraciadamente, en muchos hogares todavía es la mujer quien debe aceptar la carga más pesada del hogar y la educación de los hijos.

De ahí que, no es tan extraño que una encuesta efectuada en U.S.A. a más de 7.000 madres arrojara que los esposos producen 10 veces más estrés que los pequeños. El 46 por ciento de las mujeres encuestadas aseveraron que sus parejas contribuyen más que sus hijos a acrecentar su agobio.

Las esperanzas infringidas de las madres

Algunas de las mujeres encuestadas llegaron a aseverar que sus esposos les daban “más trabajo” que sus hijos. Otras apuntaron que los pequeños no les provocaban tantos cefaleas, pero que las actitudes infantiles de sus parejas las incomodaban mucho.

Por otro lado, algunas asimismo se quejaron de que sus parejas no les asistían lo bastante con las tareas del hogar, lo que prácticamente no les dejaba tiempo libre. Asimismo hubo quienes puntualizaron que el matrimonio en sí resulta agobiante, debido al esfuerzo que requiere cada día.

Indudablemente, no todos tienen la suerte de tener a una pareja comprensiva que comparta las tareas del hogar y la educación de los pequeños. Sin embargo, es probable que en estos resultados asimismo influyan mucho las expectativas. Por poner un ejemplo, podemos esperar que un pequeño tenga una rabieta y nos preparamos para lidiar con esto, pero no aguardamos que un adulto se comporte como un niño. Podemos esperar que un niño no entienda ciertas cosas, mas aguardamos entendimiento de nuestra pareja.

Cuando la persona, que puede ser lo mismo el hombre que la mujer, no cumple con esas expectativas, no solo nos sentimos desilusionados sino también muy defraudados. Esas sensaciones negativas se aúnan al estrés rutinario y pueden terminar siendo la gota que colme el vaso.

Leer también >>  19 Mandamientos de María Montessori para los progenitores de familia

Los papás creen que hacen suficiente y desean más reconocimiento

Curiosamente, en otra encuesta realizada por esos estudiosos a 1.500 progenitores, la mitad de ellos reconocieron que compartían el cuidado de los hijos con su pareja. Lo extraño fue que de las 2.700 madres encuestadas, el 75 por ciento aseveraron que se encargaban prácticamente de todo solas.

Muchos de los padres asimismo confesaron sentirse heridos en tanto que creían que jugaban un papel secundario en la familia. 2 tercios de los progenitores indicaron además que les gustaría que reconocieran su esmero y trabajo de cuando en cuando, al menos con unas palabras de aliento.

Este estudio pone al descubierto que en muchos hogares hay un inconveniente de comunicación y de expectativas. Algunos progenitores piensan que hacen lo suficiente y que no son reconocidos, mientras las madres piensan que no es de este modo.

¿De quién es la “culpa”?

Dejando de lado los casos en los que uno de los progenitores realmente no se involucra lo suficiente en la crianza de los hijos, la verdad es que ser progenitores es estresante y a menudo es más fácil poner la responsabilidad de nuestro mal humor o nuestra incapacidad para gestionar la agenda cotidiana en el otro adulto.

Sostener una relación de pareja asimismo requiere una buena dosis de trabajo y frecuentemente las mujeres se demandan mucho a sí mismas, al pretender ser madres, parejas, hijas y amigas perfectas. Esa tensión por satisfacer a todos termina pasándoles factura.

Cada vez somos más en nuestro grupo de Auto Coaching PNL en Telegram, "haz click aquí" para unirte Hay muy bien rollo :D

No obstante, es importante buscar la causa de esa insatisfacción puesto que, con el tiempo, terminará afectando la relación de pareja. De hecho, diferentes estudios han encontrado que un matrimonio estresante, en el que existan enfrentamientos incesantes, es tan malo para la salud del corazón como fumar y aumenta las probabilidades de sufrir una enfermedad cardiovascular, tanto en el hombre como en la mujer. Una investigación llevado a cabo últimamente en trescientos mujeres suecas descubrió que el peligro de sufrir un infarto se multiplica por tres cuando viven enfrentamientos en su matrimonio.

Leer también >>  Cortar con las ordenes familiares y sociales también es saludable

¿Cuál es la solución?

9 de cada diez parejas reconocen que su relación se ha estropeado a raíz del nacimiento del primer hijo. En cualquier caso, para evitar que uno de los 2 miembros se sobrecargue de labores y concluya demasiado agobiado, es esencial que la comunicación fluya en todo instante y en ambas direcciones. Por consiguiente, ya seas papá o mamá:

– Pídele a tu pareja lo que precises, cuando lo necesites. No pretendas que él/ella te lea el pensamiento.

– No intentes aceptar todas y cada una de las tareas, no tienes por qué hacerlo ni tienes que demostrarle nada a nadie. Con que le pruebes amor a tus hijos todos los días, acostumbra a bastar.

– Habla con tu pareja de tus miedos, inseguridades y también insatisfacciones. Eso os aproximará.

– Deja claro qué esperas de tu pareja, sin recriminaciones.

Fuentes:

Liu, H. & Waite, L. (2015) Bad Marriage, Broken Heart? Age and Gender Differences in the Enlace between Marital Quality and Cardiovascular Risks among Older Adults. J Health Soc Behav; 55(44): cuatrocientos tres-423.

Doss, B. D. et. Al. (2009) The Effect of the Transition to Parenthood on Relationship Quality: An Eight-Year Prospective Study. J Pers Soc Psychol; 96(3): 601–619.

Barnet, R. C. et. Al. (dos mil cinco) Marital-role quality and stress-related psychobiological indicators. Annals of Behavioral Medicine; 30(1): 36–43.

Orth, K. et. Al. (dos mil) Matrimonial Stress Worsens Prognosis in Women With Coronary Heart DiseaseThe Stockholm Female Coronary Risk Study. The Journal of the American Medical Association; 284(23): 3008-tres mil catorce.

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú