Los abrazos se inventaron para que las personas sepan que las quieres sin tener que decir nada