Socializar y tener comunicación con otra persona que no sea mismo es una necesidad básica de todo ser humano, estas acciones tienen un impacto positivo en la psiquis del hombre. La necesidad de relacionarse que tienen los humanos se ha estudiado desde hace muchos años atrás, no obstante, una reciente investigación fue la que sorprendió a muchas personas en tanto que una de las hipótesis resultó ser afirmativa y es que las personas muy inteligentes tienen pocos amigos.

inteligencia-1440x564_c

En esta investigación participaron alrededor de quince personas que entraban en un conjunto comprendido desde los 18 hasta los 28 años. Los entrevistados viven en zonas con una baja población y se comunican con sus amistades con poca frecuencia. Luego de que todos fueran sometidos a un pormenorizado análisis psicológico la investigación obtuvo tres concluyente resultados:

  1. Las personas que viven en urbes repletas de personas generalmente son infelices.
  2. La mayor parte de los individuos describen que su instante de felicidad es reunirse con sus amigos o bien personas que tengan exactamente los mismos pensamientos, mientras que es más grande la comunicación más felices están.
  3. Las personas con una mayor inteligencia están fuera de estas reglas. Es por este motivo que se define que cuanto más alto sea el IQ decrece la necesidad del humano para relacionarse a menudo con amigos, sencillamente no se emocionan por ser el “alma de la fiesta”.

El cerebro de aquellas personas con grandes habilidades intelectuales actúa de forma diferente al regular y en esto asimismo se incluye socializar. Es por este motivo que la vida social de una persona con inteligencia mayor al promedio está reducida a lo preciso para poder vivir feliz, siendo común que los genios sean sumamente solitarios. Lo cierto es que no todas y cada una de las personas comprenden o aceptan las aptitudes de aquellos que son muy inteligentes, no obstante para ellos no es ningún inconveniente, puesto que mientras más socialicen menos felices se sienten, siendo absolutamente lo opuesto a lo normal.

Conforme la sicóloga Carol Graham las personas inteligentes de forma regular pasan la mayor parte de su vida alcanzando objetivos en un largo plazo, al tiempo que los menos intelectuales se sienten plenos cuando llegan a metas que les produzca resultados tangibles. El doctor que estudia la cura para el cáncer o bien el astrólogo que quiere observar la vida en marte, no tiene tiempo para distraerse con un elevado número de personas por lo cual socializar les impide lograr sus metas y eso los desequilibra absolutamente.

79

Las personas muy inteligentes tienen pocos amigos
Califica este post :)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *