Síguenos en las redes :D

La envidia siempre y en todo momento va de la mano de la crítica

Apuntate a nuestra Newsletter

Y no te pierdas ninguna actualización

La envidia es considerada uno de los 7 pecados capitales y suele ir de mano de la crítica destructora cara el envidiado. Destructora para quien la siente y para aquel que se ve perjudicado, esta emoción es tan común como dañina y acostumbra a vivir enmascarada por afirmaciones superficiales y poco profundas.

La envidia de alguien necesita tiempo y detenimiento para ser descubierta, en tanto que no es un sentimiento que goce de la aprobación social (alén de hablar de “envidia sana” como homónimo de admiración). Por tanto actúa en silencio, acostumbra a ir creciendo con el tiempo y puede llevar a personas a alegrarse de males ajenos.

Sin embargo, en ocasiones se deja advertir y viene cargada de reproches o apreciaciones que no siempre son entendidas por el envidiado. Esto es de esta manera, pues su expresión aparece precisamente disfrazada bajo estas formas confusas de reproches y críticas simples y destructivas.

La envidia nace del deSeo

La envidia conlleva desear algo que no se posee y sentir pesar por el bien extraño. Desgraciadamente, además, es un sentimiento parcialmente popular que hace que la persona que lo alberga se empequeñezca. Por otro lado, podemos decir que no solo se da con personas “inalcanzables”, sino también aparece respecto a personas que están en los círculos cercanos.

Mujer mirando a otra

Esta sensación tan desagradable se genera sobre todo por 2 tendencias humanas: querer lo que no se puede tener y compararse de forma continua con la gente de alrededor. La envidia, por lo tanto, nace del anhelo y arrastra al envidioso a la carencia de empatía.

Es más, las reacciones negativas que se originan dentro del envidioso acostumbran a llevarle al aislamiento o a tener contrariedades para relacionarse. En suma, al envidioso le cuesta ponerse en el lugar del otro, alegrarse por él y, de este modo, cultivar una relación sana con el envidiado.

La envidia: uno de los sentimientos más terribles

Por otro lado, una vez que nace la envidia se mezcla con muchos otros sentimientos contradictorios: admiración, frustración, indignación, malestar, etc. En general, además de esto se produce hacia familiares, amigos, compañeros de trabajo, etc. Personas que se encuentran en la vida más próxima del envidioso.

Por estas dos razones se puede decir que la envidia es uno de los sentimientos más venenosos. Se siente envidia del prestigio, del dinero, de la salud, del éxito emocional, de profesiones, etcétera Todo ello provoca la crítica más inmediata como forma de desahogo.

Mujer criticando a otra

Es una crítica repetitiva que no busca sacar nada en claro, sino nutrir la autocomplacencia, en muchas ocasiones haciendo sentir mal al otro. La envidia puede ir de la mano de difamaciones, insultos o bien mentiras con tal de no admitir la realidad y no ponerle palabras al sentimiento.

Cada vez somos más en nuestro grupo de Auto Coaching PNL en Telegram, "haz click aquí" para unirte Hay muy bien rollo :D

“La envidia es mil veces más terrible que el hambre,

por el hecho de que es hambre espiritual”

-Miguel de Unamuno-

Mirarse a uno mismo antes de charlar del otro

El juicio perjudicial que se deriva de la envidia es fruto de la apatía e infelicidad por la vida propia: la envidia refleja lo que nos falta, el inconformismo y el autorrechazo. Es un sentimiento que habla de la insatisfacción y escapa de reconocerla.

No es cuestión de conformarse siempre y en toda circunstancia o bien de no buscar la superación personal, pero una de las mejores formas de re-encaminar a la envidia es utilizarla como motivación. Es decir, que los éxitos de los demás sean la chispa para que despertemos y nos pongamos en marcha.

“Las críticas no son otra cosa que orgullo disimulado.

Un ánima franca para consigo misma jamás se rebajará a la crítica.

La crítica es el cáncer del corazón”

-Madre Teresa de la ciudad de Calcula-

Mirarse a uno mismo ya antes de charlar del otro con envidia sirve para reconocer qué debemos mudar o qué deSeos tenemos y quizá hasta el momento no hemos manifestado. A partir de ahí es más fácil dirigir nuestras acciones a conseguirlo y batallar con ilusión, no con odio, por ello.

 

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.
Cerrar menú