Cuando el alma esta enferma, el cuerpo y la psique también lo están. Para conseguir la curación, es preciso participar activamente y buscar los medios de revertir este conflicto que afecta al ser humano en su totalidad.

Si bien no se sabe si alguien ha podido ver el alma, casi nadie duda de su existencia. Los científicos en su constante búsqueda, también han tratado de develar ese misterio.

Francis Crick (premio nobel de medicina por su descubrimiento del ADN), dedicó muchos años a procurarla e inclusive advertir su peso.

La concepción holística actual, reconoce que el ser humana o está compuesto por cuerpo, mente y ánima, y que estas tres partes o bien aspectos interaccionan constantemente como un todo.

Debido a esta interacción resulta que una enfermedad física tiene su correspondencia en el plano mental y en el espiritual. Si reconocemos al alma como parte integrante del humano, podemos entonces tratar sus enfermedades y revertirlas con métodos distintos a los que se utilizan cuando se trata de sanar una enfermedad psíquica o física.

¿Qué es el alma?

Generalmente, el estudio del alma y sus condiciones ha sido reservada a las religiones, cuyo fin es, exactamente, rescatar las ánimas humanas para buscar el camino cara la iluminación espiritual.

La sicología la considera una parte de los procesos mentales, las emociones y los sentimientos, si bien no todos los autores admiten su existencia.

Como se ve, ciencia y religión jamás se han puesto conforme completamente. No obstante, cuando se menciona a ella, la definen como una entidad invisible que habita el cuerpo y que trasciende a la muerte física.

¿Porqué se enferma el alma?

Las enfermedades del ánima se producen por un desequilibrio serio. Se puede tratar de una deuda kármica, de una persona que todavía no ha desarrollado su espiritualidad, de la carencia de ideales, egoísmo, miedo, fanatismo, violencia, rencor, vicios, traumas de la infancia, etcétera

Un ánima enferma puede producir enfermedades físicas o psíquicas y estas últimas pueden aliviarse con medicinas, pero nunca se curarán sin no se llega a revertir el conflicto que la ha generado con el alma. Ya sea recurriendo a sanadores o practicando las técnicas que se especifican a continuación, es preciso que la persona tome parte activa en la cura de su ánima para poder liberarse de la enfermedad. Sea cual fuere el medio de curación, la meta es elevarse espiritualmente hacia Dios o cara la Fuerza Suprema, fuente de toda salud y vida.

Las enfermedades del ánima

Frases como me duele el ánima, me llegó hasta el alma, etc. indican verbalmente expresiones que indican que algún suceso ha comprometido con seriedad a una persona en su constitución física, mental y espiritual.

Puede ser un desengaño cariñoso, un conflicto familiar, una injusticia, un accidente o una catástrofe, etcétera Muchos pueden ser los motivos que enferman el alma de una persona.

Leer también >>  SABIAS QUE LA POSICION DE DORMIR DE LA PAREJA PODRIA REVELAR MUCHO SOBRE SU RELACION?

¿De qué forma reconocemos la enfermedad del ánima?

Existen muchos rastros que nos muestran que nuestra alma puede estar afectada:

Depresión y melancolía constantes: Hay situaciones de la vida rutinaria que nos entristecen, pero cuando la tristeza persiste, se acentúa, y se observa que la persona parece no interesarse en nada, que deja de sentirse capaz de querer, y que se abandona física, intelectual y espiritualmente, entonces charlamos de depresión, una auténtica enfermedad del ánima.

Sentimiento de soledad o bien incomprensión: Es tan real la creencia de que se puede sentirse solo entreuna multitud. Hay personas que dicennadie me entiende. No obstante, son quienes no se ponen en sintonía con los demás, pues su alma está dañada, quien sabe por qué razón. Si no se efectúa una busca profunda hacia su propio interior y se descubre la verdadera razón de esa falta de conexión con el resto, probablemente prosigan su vida gritando a los cuatro vientos la misma frase, cuando son mismos, quienes no son capaces de abrirse a sus conflictos y liberar su alma de la soledad.

Enfermedades físicas que aparecen y desaparecen sin causas ciertas: Los chamanes saben bien de qué se trata. Cuando alguien va a consultarlos, si son sinceros, saben cuales son las enfermedades que pueden curar los médicos y cuales solo pueden curar ellos. La culebrilla, las verrugas, el empacho, el ojeo, la pata de cabra, el susto, etcétera son las más comunes. Existen además de esto, otras más misteriosas como la aparición y desaparición de sarpullidos, dolores incomprensibles, etc. Estas enfermedades misteriosas son las que han abarcado, aparte de mente y cuerpo, parte del ánima. Es por eso que, desde el animismo y la magia telúrica, se consiguen mejores curas que mediante los métodos convencionales.

Loading...

Vicios arraigados: Todo vicio tiene un fondo, un arraigo en el ánima, que enferma de compulsión tan fuerte que, muchas veces, ha sido comparada con posesión demoníaca. Se sabe que determinados espíritus del bajo astral, suelen alentar a jugadores, bebedores y adictos, a seguir con el vicio. Esos seres, llamados elementales de baja vibración, bullen por bares, salas de juego, etcétera en pos de sus víctimas, para adherirse a ellas.

Estas formas de sanación pueden surgir r el poder de un sanador espiritual o bien de la propia persona. Este proceso de auto sanación puede realizarse mediante diferentes técnicas, cuyo objetivo es liberar el ánima de remanentes negativos.

Una de las primordiales herramientas es el pensamiento. la fuerza de la mente creativa y positiva es el primordial aliado para vencer el desánimo y curarse.

A continuación, algunas de las técnicas de curación para aplicar a las enfermedades del alma:

Sanación cuántica: Uno de los mayores defensores de este método es el Dr. Deepak Chopra, médico de origen indio que rescató la antigua técnica Ayúrveda de curación, y aplicó esta sabiduría milenaria a sus pacientes con resultados sorprendentes.

Chopra plantea, establecer a través del salto cuántico, las condiciones apropiadas a fin de que la persona entre en el nivel más profundo de conciencia y llegue hasta su ánima, pues es en ese nivel donde se generan las sanaciones prodigiosas.

Leer también >>  20 Frases de Pablo Neruda que te van a hacer pensar en el amor

La oración: La oración es una gran fuente de poder, a la que se han reconocido grandes logros y curaciones milagrosas. Todas y cada una de las religiones profesan diferentes métodos de rezar para elevar el alma y unida a la divinidad, en busca de ayuda.

Si se logra elevar el alma cara esos niveles de conciencia enlazándola con la Conciencia Divina, se puede aguardar cualquier milagro. La herramienta fundamental es la fe, un don que no se consigue sencillamente, pero que puede solicitarse al mismo tiempo que se ora.Pedid y se os dará, afirmó Jesús.

Las cadenas de oración son uno de los recursos que prueban el alto poder que puede ejercer un ruego honesto en grupo.

La meditación trascendental: Pensar es concentrarse en lo más profundo de uno mismo, llegar al alma, y unirse al universo. Debería ser una práctica cotidiana para poder soportar los avatares de la vida. Cuando alguien padece una enfermedad espiritual la meditación positiva y tranquila puede llegar a resolver profundos misterios y conflictos del ánima.

Las terapias complementarias: Cuando el ánima de una persona entra en enfrentamiento, se desarmonizan cuerpo y mente. las terapias florales, la homeopatía, el reiki, el yoga, y otras prácticas, asisten a equilibrar la energía del ser vivo y le permiten conectarse mejor con el ambiente y consigo mismo. Todo ello ayuda a revertir procesos de enfermedad espiritual y sanarla.

Los sanadores espirituales: Tomar contacto con algunas personas consideradas sanadores espirituales, hace que nuestra alma vibre en sintonía con la suya y se pueda reestablecer esa armonía que se ha perdido. Los guías espirituales existen en todo el mundo. Ciertos ejemplos conocidos: Sai Baba (India), el Padre Mario (Italia), el Padre Pío (Italia), la madre Teresa (India), Ceferino Namuncurá, la Madre María o bien Pancho Sierra (Argentina), etc. Esos personajes tenían y tienen en común el don de la sanación y sus curas son esencialmente espirituales, puesto que remueven las emociones negativas que generan las enfermedades físicas. Ellos se valen de técnicas como la radiestesia, la imposición de manos, las abluciones con agua, oraciones y rezos esotéricos, chamánicas o espirituales, para liberar a la persona de sus enfermedades.

Enfermedades del alma
Califica este post :)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *