fbpx
Síguenos en las redes :D

El dolor físico y el perdón

Apuntate a nuestra Newsletter

Y no te pierdas ninguna actualización

El perdón es un proceso complejo que te demanda poner en juego muchos de tus recursos emocionales. Difícilmente se genera en forma espontánea, en especial si la herida ha sido profunda. Por eso es usual que sea muy difícil disculpar. Lo peor es que ese rencor puede terminar afectando seriamente tu salud y tu bienestar.

A veces puede dar la sensación de que el dolor físico no tiene explicación. Pero no es de esta manera. No imaginas cuántos dolores en el cuerpo se ocasionan verdaderamente en la mente y en las emociones.

Los consultorios médicos continúan atestados de personas que buscan alivio para esas enfermedades y, la mayoría de las veces solo encuentran una receta que enmascara los síntomas. El problema es que, cuando la causa de unos síntomas no es evidente y estos de entrada no son alarmantes, no se acostumbran a destinar demasiados recursos a hallar su origen.

“Enseñemos a perdonar; mas enseñemos asimismo a no ofender. Sería más eficiente”

–José Ingenieros–

Compartir

Cargando... Un momento por favor...

Todo lo que está en la mente, repercute en el cuerpo. La razón es muy sencilla: prácticamente todo nuestro organismo está asociado con el sistema inquieto. Este, por su parte, es el responsable de percibir y procesar las emociones. De este modo, cuando las emociones y/o los pensamientos están perturbados y no son procesados, se manifiestan de igual forma.

Muchas veces lo hacen en forma de molestias o bien de dolor físico en alguna parte del cuerpo. Un dolor para el que no se identifica ninguna causa visible en ningún tipo de prueba que busque una alteración fisiológica. Algo que puede desesperar al paciente, pero también puede hacerlo con el médico si este no está familiarizado con las enfermedades funcionales.

El cuerpo y el perdón

Los estudiosos del tema han podido establecer una clara relación entre el dolor físico y procesos sensibles, como el perdón. Hablamos del perdón por el hecho de que se trata de uno de esos procesos emocionales complejos, que implican emociones muy potentes y bastante difíciles de digerir. Está relacionado con la ira, la tristeza, la paranoia y el rencor. Por eso puede causar graves daños sensibles, pero asimismo manifestarse como dolor físico.

Leer también >>  Neurólogos afirman que esta canción reduce tu ansiedad y agobio en un sesenta y cinco por ciento . Escúchala y deja tu opinión

mujer-reflejo

El cuerpo grita lo que la palabra calla. No disculpar es vivir en el pasado, atados a un sentimiento que no evoluciona. Un rencor enmascarado que se estanca y se alimenta a sí mismo de una manera muy negativa. Algunos dicen que es como tener un carbón ardiendo entre las manos, a la espera del momento oportuno para arrojárselo a esa persona por la que se siente rencor. Es más el daño que hace a quien lo mantiene, que al otro.

Cada vez somos más en nuestro grupo de Auto Coaching PNL en Telegram, "haz click aquí" para unirte y participar en la conversación :D

Hay determinados órganos del cuerpo que están en especial relacionados con las huellas de un perdón que todavía nos y también ha producido. La garganta, el sistema respiratorio, el cuello, los tobillos, la espalda -entre otras- son zonas del cuerpo que, cuando duelen sin aparente razón, pueden apuntar la existencia de un proceso de perdón que no se ha completado.

El mapa del perdón en el cuerpo

Es bueno que estés atento a esos dolores físicos que aparecen y desaparecen reiterativamente, sin que haya una razón concreta a fin de que de esta manera sea. Lo más probable es que se trate de emociones no resueltas, en particular, de un perdón que no se ha otorgado. De este modo habla tu cuerpo del perdón:

mujer flores en el pelo

  • Dolor e irritación de la garganta. El dolor de garganta está relacionado con palabras que no se han dicho, o con una incapacidad para expresar el dolor que brotó tras sufrir una ignominia.
  • La gripe usual. Habla de lágrimas que no han sido lloradas, seguramente por orgullo, o bien porque hay tanta ira que impide reconocer el daño que nos han causado.
  • El dolor en el cuello. Esta zona del cuerpo refleja la flexibilidad o inflexibilidad de una persona. Si el rencor se ha instalado en la vida, seguramente la zona del cuello se verá muy afectada. El rencor es una pasión que induce a una fuerte tensión que se debe sostener por bastante tiempo y por eso acaba afectando la musculatura del cuello.
  • Los tobillos. Cuando no deseas abrir el camino hacia un proceso de perdón, es muy probable que tus tobillos lo reflejen. Es una articulación en la que se proyecta la capacidad de avance en la vida. Cuando padecen dolor, prácticamente siempre y en todo momento es porque te has estancado en un sentimiento negativo.
  • El dolor de espalda. En un caso así lo que ocurre es que la ausencia de perdón se experimenta como una carga que se rechaza inconscientemente. El rencor produce un peso sensible que se traduce en dolor de espalda, en especial en la zona media. Si el rencor está relacionado con temas de dinero, es más frecuente que se proyecte en la zona baja.
  • Molestias en las rodillas. A menudo están asociadas con la resistencia a doblegarse. Es el orgullo el que está dominando los actos. Se cree, consciente o inconscientemente, que disculpar es un acto de sometimiento.
  • Los dientes y las encías. Estas partes del cuerpo están de manera estrecha ligadas con todo género de sentimientos agresivos. Cuando hay dificultad para expresar el enojo, lo más probable es que los dientes se resquebrajen o bien las encías se inflamen. Si la ira es mayor, los dientes tienden a perder su posición.
Leer también >>  **10 COSAS QUE NO SABIAS SOBRE LOS BESOS**

Cuando las penas no curadas dañan nuestro cuerpo

El cuerpo es como un mapa en el que se puede proseguir la senda de esas emociones que están contenidas, que no han sido expresadas. No somos solo un organismo, o bien solo una mente. La mente y el cuerpo están unidos, se complementan, se influyen mutuamente. Por eso, cuando hay dolor físico, siempre y en toda circunstancia se debe reflexionar sobre el componente sensible que puede estar asociado.

Olvidar o bien perdonar

Olvidar o perdonar

Perdonar libera el peso que ocupa el resentimiento. Cuando nos causan dolor, nos negamos a examinar cualquier circunstancia paralela, no ofrecemos la … Ver más »

La entrada El dolor físico y el perdón aparece primero en La Psique es Fantástica.

304

El dolor físico y el perdón
4 (80%) 492 votos

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.
Cerrar menú