Síguenos en las redes :D

De qué manera cambiar tus pensamientos para sentirte bien

En el artículo me gustaría mostrarte de qué forma puedes cambiar los pensamientos que dominan tu vida. Vas a aprender una poderosa forma de cambiar tu vida con solo concentrarte en tus pensamientos.

Ya antes de ver esta forma de mudar tu vida, te invito a que veas el poderoso testimonio de este hombre ya antes de morir:

¿Qué es un pensamiento?

Un pensamiento, en su forma básica, es un impulso eléctrico que producen las neuronas en el cerebro para generar algún tipo de sentimiento o bien acción en ti. Estos impulsos pueden ser desencadenados por los 5 sentidos. Asimismo, un pensamiento se produce por los recuerdos de lo que has visto, oído, olido, tocado y probado.

Sobre el pensamiento.

mudar pensamientos

Te darás cuenta, si prestas atención, que la mayoría de nuestros pensamientos son de naturaleza repetitiva, tenemos los mismos pensamientos día tras día: tengo que ir a trabajar, ¿de qué manera puedo hacer que el jefe esté contento conmigo?, ¿de qué manera puedo ser feliz?, ¿qué van a pensar de mí?, ¿de qué manera puedo hacer a mi pareja más feliz?, no puedo hacer eso, me hubiese gustado estar más como ellos, ¿de qué manera puedo pasar más tiempo con mi familia? … … … … ….

Puesto que nuestros pensamientos son en su mayor parte reiteraciones, es difícil romper este círculo.

Por ende, si uno de tus pensamientos repetitivos es: “Yo no soy bueno”, ¿qué piensas que pasará? Tu cerebro se concentrará en presentarte pruebas que apoyen lo que estás pensando de forma repetitiva. Si consideras que no eres bueno para las matemáticas, encontrarás evidencias que apoyen esta idea. Recordarás todas esas frustraciones que sentías cuando efectuabas las tareas de matemáticas que te confiaban.

Leer también >>  20 Frases de Jorge Bucay para reflexionar

El poder que tienes en tu interior

El poder que tienes en tu interior es el siguiente:

Cada vez somos más en nuestro grupo de Auto Coaching PNL en Telegram, "haz click aquí" para unirte Hay muy bien rollo :D

Si se invierte el pensamiento original y comienzas a meditar que eres bueno en matemáticas, el duende que vive en tu cabeza se rasca un poco la cabeza y afirma a sus neuronas: “muchachos, tenemos que localizar pruebas de que somos bueno para las matemáticas, y empezarás a recordar el momento en que te salían las ecuaciones a la primera, recordarás tus aprobados en tal asignatura y te vas a acordar de cómo le explicabas a tu compañero de pupitre cómo se hacía un ejercicio.

De repente, sucede algo fantástico. Los buenos pensamientos que tienes sobre ser bueno en matemáticas aumentarán tu motivación para ser bueno en matemáticas, que por su parte aumentarán tus sensaciones positivas hacia la materia y te darán más patentizas para probar lo bueno que eres para las matemáticas.

Pensamientos y su realidad

Te darás cuenta de que en el ejemplo precedente, tus pensamientos de autoestima proceden de las experiencias del pasado y los recuerdos. Sin embargo, tu ego entra en juego cuando te suscribes a dichas ideas. Si sientes lástima de ti mismo cuando afirmas “yo no soy bueno en … … .. ” es tu autoestima la que sale perjudicada.

Cuando tu autoestima se adhiere a cada pensamiento que tienes, y la mayor parte de las veces de este modo sucede, tu realidad se desequilibra, pues tu realidad se convierte en lo que piensas sobre el día tras día. En el momento en que te separas de tus pensamientos, tu realidad cambia pues ves el panorama más amplio.

Leer también >>  10 Objetos de uso personal que nunca debes prestar

Desde luego que no es simple desprenderse de todos tus pensamientos sin la práctica precisa, mas puedes volver a empezar y observar qué pensamientos son los que te llevan cuesta abajo. Si tienes pensamientos que te hacen sentir miserable y te hacen meditar que no eres bueno para las situaciones sociales, comienza a buscar evidencias para demostrar que eres bueno relacionándote con el resto.

Si no puedes localizar ninguna prueba en absoluto, que no es muy probable, a continuación, puedes hacer lo siguiente: aceptar que este sentimiento que tienes queda relegado de tu lista de prioridades y separar cualquier pensamiento negativo sobre dicha cuestión.

Al aceptar y separar, hay una sensación de alivio. Ahora puedes elegir meditar cosas buenas sobre otros o bien sobre ti y hallar pruebas que apoyen esos pensamientos. Haz esto cada día de tu vida y tus pensamientos y tu vida comenzarán a mudar de manera drástica. Si consideras que es un trabajo duro, recuerda que has estado haciendo esto todos los días de tu vida hasta este punto, este instante en el que estás escogiendo qué pensar.

¿Qué piensas sobre esto? Nunca mejor dicho ?

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.
Cerrar menú