fbpx
Síguenos en las redes :D

Carta para el hombre que no supo quererme

Apuntate a nuestra Newsletter

Y no te pierdas ninguna actualización

El amor nunca podrá ser una emoción pasiva ni unilateral.Supongo que en el momento en que nos enfrentamos a una rotura amorosa lo primero que hacemos es buscar culpables. En este caso, y para no dejar a un lado esta esencial tradición, me gustaría inculpar a mi propia inocencia por haberme enamorado de ti de la forma que lo hice. Lo cierto es que nunca imaginé que un sentimiento de esta intensidad se desarrollaría en mi interior. Fue prácticamente como ver crecer a una pequeña planta, de manera lenta, cuadro a cuadro y pronto verse enfrentado a que esta pequeña se había transformado en un árbol.A pesar de la lentitud, no fui capaz de entender los signos de advertencia que se daban a mi alrededor. De forma lenta empecé a ahogarme en la profundidad de tu mirada y tus silencios me ponían poco a poco más ansiosa. Supongo que fue esto lo que me hirió más: la falta de palabras junto a las expectativas y sueños que poco a poco fui tejiendo entre mis manos.

Me hirió que a pesar de que podía sentir la verdad en mi cuerpo y hasta en el frío que sentía en los huesos nunca fuiste capaz de decírmelo. Con nosotros no hubo despedidas ni palabras desgarradoras, simplemente te desvaneciste, tal y como si súbitamente hubieras tenido la habilidad de hacerte uno con el aire que respiraba.

Nunca aceptaste la real razón y es por eso que muchas noches prosigo especulando si es que la culpa va a haber sido mía. El día de hoy, y mientras escribo esto, he decidido que si alguien será culpable ese vas a ser tú con tu falta de madurez y tu incapacidad de decir las cosas por su nombre. Tu silencio fue una incesante prácticamente desde el comienzo y las únicas veces en las que nos conectábamos era cuando decidías que tenías, finalmente, ganas de besarme.

Leer también >>  Secreto para subir la memoria hasta un ochenta por cien , hace el cerebro más veloz, recupera la visión y regenera los huesos!

Jamás llegué a ver más de ti que eso. Creo que estaba siempre y en todo momento a la espera de ese instante en el que finalmente te quitarías la máscara y me revelarías a tu auténtico . Imaginaba que ese sería el momento en el que nos daríamos cuenta que éramos el uno para el otro porque sería la única capaz de entenderte y asistirte. Fui ilusa e ingenua.

Cada vez somos más en nuestro grupo de Auto Coaching PNL en Telegram, "haz click aquí" para unirte y participar en la conversación :D

Por último me resolví a dejar ir tu recuerdo. Tu presencia ya no formaba una parte de mi vida rutinaria hacía meses. Creo que he comprendido que los dos nos merecíamos exactamente el mismo género de dicha, que el amor no es ni nunca va a poder ser una emoción pasiva ni unilateral. Supongo que es por esta misma razón que me niego a decir que lo que tuvimos fue “amor.” Si puedo charlar de amor, y si se me deja hacerlo, llegué a la misma conclusión que muchos otros antes que yo: que el amor que realmente importa es el amor propio y que quererse a uno mismo antes que a el resto nunca pasa de tendencia.

Sé que el hombre a quien le escribo esta carta jamás la leerá. O quizá sí, ya no puedo asegurar nada. Independiente de lo que suceda, espero que puedas sacar una lección de esta vivencia de igual modo que lo hice. Después de todo, cada cosa que nos pasa en la vida es una lección que debemos acumular.

Leer también >>  Proverbios de la sabiduría japonesa

 

Carta para el hombre que no supo quererme
4 (80.08%) 238 voto[s]

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.
Cerrar menú