Antes que sea demasiado tarde y presentemos una enfermedad hepática importante, hay determinadas señales que nos pueden señalar una acumulación excesiva de desechos en este órgano depurador.

El hígado es uno de los órganos más esenciales de nuestro cuerpo, el segundo más grande después de la piel y el responsable de cumplir funciones básicas para la salud.

Todo el día se encarga de filtrar la sangre para remover las toxinas y las célulasque el organismo ya no necesita y, además de esto, es el responsable de sintetizar los glúcidos y los lípidos.

También funciona como almacenamiento de vitaminas A, D, E y K, básicas para mantener buenas energías físicas y mentales.

No obstante, pese a ser un órgano excretor, el exceso de substancias tóxicas puede perjudicar su funcionamiento y, por ende, afectar la salud.

Aunque este tiene la capacidad de limpiarse todos y cada uno de los días, la sobrecarga de tareas altera su función e impide que sus procesos se lleven a cabo de forma óptima.

Debido a esto es importante conocer los síntomas y procurar atenderlo a tiempo a través de un plan de desintoxicación.

Ahora queremos revelar los diez signos que advierten la  acumulación de restos en este órgano.

1. Cambio de color en la orina y las heces

Cambios en la orina

Las alteraciones en el color y olor de la orina y las heces son indicadores de muchos problemas médicos internos.

Si bien pueden tener su origen en una infección urinaria o bien intestinal, también son una señal clave para advertir inconvenientes hepáticos oportunamente.

La orina, en general, tiene un color amarillo pálido cuando el organismo está bien hidratado; sin embargo, por ictericia puede manifestarse con un color más obscuro.

Leer también >>  Pasos alternativos para liberarnos del Karma

Asimismo, un hígado con acumulación de desechos puede provocar que las heces sean más pálidas o bien incluso negras.

2. Calambres y también inflamación estomacal

Si bien es difícil sospechar que los calambres y la inflamación abdominal tienen su origen en inconvenientes del hígado, no se debe descartar esta posibilidad.

Los cólicos persistentes indican que el hígado no trabaja de forma conveniente y tiene inconvenientes para deshacerse de las toxinas.

Asimismo es frecuente presentar una inflamación incesante, prácticamente siempre y en toda circunstancia acompañada de gases.

3. Sensibilidad cutánea

picor de brazo

La acumulación de desechos en el hígado prácticamente siempre y en toda circunstancia se manifiesta con señales en la piel. La picazón inexplicable, la irritación y la sequedad pueden estar alertando de un sistema hepático intoxicado.

Probablemente los síntomas reduzcan con una crema hidratante mas, dado que el inconveniente es interno, reaparecen de nuevo.

4. Reflujo ácido

El reflujo ácido está relacionado con las enfermedades que afectan el sistema digestible y hepático.

Si bien prácticamente siempre y en todo momento está ocasionado por los hábitos perjudiciales alimentarios y las sustancias de ciertos nutrientes, en ocasiones señalan una acumulación de desechos.

Loading...

5. Diarrea

La diarrea es una reacción de múltiples afecciones, entre las que se incluyen las que afectan el hígado y la vesícula biliar.

Cuando se genera de forma continua y sin una razón aparente, puede que el hígado esté pidiendo a voces una desintoxicación.

6. Sensación de fatiga

Incesante fatiga

La fatiga es un trastorno que, además de causar sensación de cansancio, provoca debilidad, letargo e incapacidad para cumplir con las labores cotidianas.

Cuando el hígado tiene exceso de trabajo por culpa de las toxinas, reduce su capacidad para adecentar la sangre y complica la adecuada oxigenación de las células.

Leer también >>  Esta es la clave para atraer la abundancia a tu vida. Compártelo con las personas que amas…

Como consecuencia, disminuye el desempeño físico y mental, y aumenta el deSeo de permanecer en reposo.

siete. Pérdida repentina del apetito

Aunque es normal perder el apetito en múltiples circunstancias, es relevante darle una atención especial, sobre todo, cuando se transforma en algo frecuente.

Si bien para algunas personas es mejor no sentir deSeos de comer, con el paso del tiempo puede conducir a deficiencias nutricionales y otras reacciones indeseadas.

ocho. Retención de líquidos

Retención-de-líquidos

La retención de líquidos es más frecuente entre las personas con enfermedades renales, pero también se presenta ante contrariedades hepáticas.

Acostumbra a manifestarse con una inflamación en los pies, las piernas y otras partes del cuerpo, y se puede identificar si al ponerle la huella del dedo queda allí unos segundos.

nueve. Piel amarillenta

La ictericia o piel amarillenta es el resultado de la acumulación de una substancia llamada bilirrubina, que es el pigmento de la bilis.

La bilis se genera en el hígado y desempeña un papel muy importante en el proceso digestible.

Cuando el hígado tiene contrariedades para filtrar las toxinas de la sangre, la bilirrubina se acumula en el torrente y provoca esta perturbación en la piel.

¿Identificas estos síntomas? Si consideras que padeces dos o bien más de los aquí citados, considera adoptar un plan de depuración y, de ser posible, consulta con tu médico.

 

9 signos que advierten una acumulación de toxinas en el hígado
Califica este post :)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *