fbpx
Síguenos en las redes :D

4 señales que no engañan en una primera cita

Ana termina de entrar en el bar. Es su primera cita a ciegas y no tiene ni la más mínima idea de de qué manera proceder. Se pregunta a quién se hallará, pero asimismo está inquieta porque tiene dudas de si será suficientemente atrayente como para agradarle. Desde entonces no piensa preguntárselo abiertamente. Aunque lo hiciera podría mentir. Entonces, ¿cómo averiguarlo?

Si os parece vamos a echarle una mano a Ana. ¿Exactamente en qué aspectos debería fijarse para saber que ha despertado al atención de su acompañante? Por supuesto, lo mejor es que sean aspectos que el otro no pueda manipular. Además de esto, sería esencial que esta información fuera veraz.

Le diremos a Ana que nos vamos a quedar en un mesa apartada, observando disimuladamente la conversación. Cuando haya pasado un tiempo prudencial, va a salir al baño y vamos a hacer lo propio para charlar con ella. La puerta se abre y la cita empieza.

Repercusión

La primera señal franca que se da en la en la charla es la influencia. Con este término nos referimos a la magnitud en la que una persona logra que el su interlocutor adecue los patrones de charla a los suyos. Por ende, la repercusión es un indicador de poder sobre la charla y una forma fácil de percibirla tiene que ver con la distribución de turnos en una conversación, los cambios de tema o bien las preguntas.

La usan, por poner un ejemplo, los padres a fin de que los pequeños empiecen a charlar. Afirman una palabra y aguardan pacientemente a que el niño la repita o responda. Por otra parte, la influencia y el poder sobre una charla demanda un esfuerzo mental.

De este modo, si el acompañante de nuestra amiga Ana realiza este esfuerzo, va a significar que está interesado en la cita que están manteniendo, ¿qué otra explicación habría a fin de que invirtiese tantos recursos en la conversación que el propio interés por Ana?

Lo contrario sería una señal de que no está interesado, es tímido o prefiere ser prudente. ¿Con qué nos quedamos? Para saberlo, veamos las próximas señales honestas que rodean a la comunicación.

Leer también >>  El consumo de este alimento ayuda a los hombres a ser más atractivos para las mujeres

pareja

Mimetismo

Cuando estamos interesados en un charla sucede algo muy curioso: tendemos a reiterar los ademanes de la persona con la que hablamos. Si existe este interés y nos tocamos la oreja, hay grandes posibilidades de que nuestro interlocutor lo haga después. Esta también es una forma de ver la influencia: en general quién hace los ademanes antes es quien ejercita dicha repercusión y quien los repite es el influenciado.

Si no existe dicho mimetismo en los gestos será una señal de falta de interés. De esta forma, si la cita de Ana ni procura ejercer repercusión ni hace eco de la repercusión de Ana con los ademanes lo más probable es que Ana no le interese y en su mente ya se haya puesto a planificar la asamblea del Lunes.

Cada vez somos más en nuestro grupo de Auto Coaching PNL en Telegram, "haz click aquí" para unirte Hay muy bien rollo :D

Por otro lado, el mimetismo no solamente es una señal de interés, sino asimismo es una sensación de que estamos a gusto. Es un señal de sincronía y encaje, de que las piezas en la conversación cuadran.

Nivel de actividad

Puede ser el nivel de actividad corporal (mímica) o la propia velocidad de la alocución. Cualquiera de los dos signos es un síntoma de implicación en la charla, y en consecuencia de interés. Piensa en qué te ocurre en el momento en que te sientes muy alegre, ¿puedes parar quieto?

No, desde luego que no. En verdad existe la atinada expresión popular de “dar saltitos de alegría”. De este modo, si vemos que la cita de Ana mueve los brazos, se muestra imprecisa y un tanto descortinada sumaremos una señal de interés más a la lista. Después, con todas estas notas, haremos una valoración global y daremos nuestro resolución.

Leer también >>  Las veinte cosas que necesitas dejar ir para ser feliz

ilusion

Congruencia

La congruencia tiene que ver con el análisis holístico del comportamiento de la cita de Ana. Está relacionada con de qué manera se acompasan el lenguaje verbal y el no verbal, e incluso los diferentes aspectos del lenguaje verbal y no verbal. Alguien alegre tiende a charlar más alto de lo común, mientras se mueve mucho. O sea, de alguna manera en la expresión sincera toda la expresividad dice lo mismo.

El hecho de que no sea de esta manera es una señal de disimulo. En un caso así podría ser para simular interés, en una forma de procurar mantener el protocolo social y la educación. O bien de procurar ocultar el interés, para no mostrarse vulnerable con un desconocido.

Otro aspecto significativo de la coherencia debe ver con la variabilidad a lo largo del tiempo y no con las diferentes formas de expresarse en un mismo momento. Que haya variabilidad -por ejemplo, en el volumen de la locución- en una charla forma parte del proceso natural de la misma y que no la haya puede ser una indicador de que hay un excesivo control sobre la comunicación o bien de que directamente dicha comunicación no es interesante para el que la produce.

Identificadas las cuatro fuentes de información y tomadas las notas para cada una de ellas -desde nuestra observación-, vamos a poder decirle a Ana algo más de su cita. Entonces tal vez nos sorprendamos , porque si bien Ana no haya estudiado estas señales francas previamente, realmente las acostumbramos a evaluar de manera inconsciente y no somos malos haciéndolo.

Somos tan buenos interpretando este género de información que, en el momento en que nos presentan a alguien, no tardamos en hacernos una idea de si le hemos caído bine o mal. Podemos atinar o equivocarnos, pero de una manera o bien de otra esta es una información que utilizamos todos y cada uno de los días en nuestras vidas.

 

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú