A todo lo que le das tu atención, crece

A todo lo que le das tu atención, crece

Leer también >>  Lo ideal sería tener el corazón en la cabeza y el cerebro en el pecho. Así pensaríamos con amor y amaríamos con sabiduría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *