Síguenos en Facebook:

El sistema inmune es lo que nos permite ir por el planeta sin claudicar ante todo género de agentes infecciosos que abundan en el medio ambiente. Es imposible supervisar del todo nuestra exposición a virus, bacterias y demás patógenos, mas si tenemos un sistema inmune sano, el que podemos cultivar comiendo bien, haciendo ejercicio y eludiendo el estrés, podemos aumentar en gran medida las probabilidades de no enfermarnos y poder hacer nuestra vida sin demasiadas preocupaciones.

Actualmente sabemos que ciertas personas son capaces de soportar numerosas adversidades sin que estas los suman en la ansiedad, la depresión o la desesperanza; también, muchas personas sostienen con gran estabilidad un estado anímico positivo. De acá que diferentes sicólogos hayan identificado el concepto de un sistema inmune sicológico. Dan Gilbert, sicólogo de Harvard, asegura que los individuos tienen un sistema inmune sicológico que les permite enfrentar adversidades sin desmoronarse:

Mujer

darksouls1 / Pixabay

Mi mujer jamás se enferma y cojo todos y cada uno de los constipados. Lo mismo ocurre con el sistema inmune psicológico. Hay personas que son resilientes ante la peor tragedia. Otras personas se apenan a la mínima. Mas lo interesante es que la inmensa mayoría de los seres humanos son del primer tipo. El 75 por ciento de las personas son de nuevo felices en los 2 años posteriores al peor trauma que te puedas imaginar.

La resiliencia tiene un componente natural o bien innato; ciertas personas semejan nacer con una capacidad mayor de tolerar molestias, contrariedades y demás estrés mental. Sin embargo, meridianamente esta capacidad también puede cultivarse, aun a niveles muy superiores a los de la norma. Una de las cosas que permiten cultivar la resiliencia y este llamado sistema inmune psicológico es encontrar significado en la vida. Cuando alguien se encara a una vicisitud, si no tiene una profunda motivación –como puede ser un trabajo que ama o una familia de la que cuida– puede de forma rápida desarmarse y caer preso de una “infección psicogénica”. Quien ha hallado significado y cuyas actividades viran en torno a aquello que le da sentido a su vida, se levanta velozmente de la mayor parte de las vicisitudes o bien contingencias ya que, frente a la visión global del sentido, estas en general son solo pequeñeces o bien, caso de que sean situaciones muy graves, logran ser transformadas en formas de crecimiento. Uno de los aforismos del lojong del budismo tibetano sugiere que las adversidades deben tomarse como parte del sendero espiritual.

Leer también >>  La relación entre el cansancio y las nuevas frecuencias

Podemos hablar entonces de dos aspectos esenciales del sistema inmune psicológico: el componente de resiliencia y el componente de eudaimonía, esto es, la dicha sostenible que no proviene del placer sino más bien del significado o de la vida del ánima.

Loading...

Gilbert mantiene que numerosos estudiosos sugieren que las personas tienen un miedo injustificado a acontecimientos negativos, puesto que cuando éstos suceden suelen procesarlos mejor de lo que pensaban; esto ocurre por el hecho de que ignoran que tienen un sistema inmune sicológico y infravaloran su resiliencia. Realmente los eventos expepcionales, tanto positivos como negativos, no cambian nuestras vidas tanto como pensamos. En este sentido es más esencial el cultivo cotidiano de nuestra psique.

El maestro de meditación budista Alan Wallace sostiene que la meditación es una forma de cultivar el sistema inmune psicológico probada desde hace milenios. Eminentemente, la meditación permite cultivar la relajación, la concentración y el desapego a acontecimientos mentales con los que nos identificamos. Si empleamos la metáfora de que ciertas emociones, conceptos o bien pensamientos son como bacterias o virus, la meditación hace que estos patógenos no consigan localizar un huésped al que adherirse –la mente se vuelve como una casa vacía– o bien que no vivamos los procesos inflamatorios propios de una excesiva reacción inmune como, por poner un ejemplo cuando alguien nos dice algo que lastima nuestro ego. El doctor David Kessler ha teorizado que la mayoría de las enfermedades mentales tiene como causa lo que llama una “captura”, algo que capta de manera obsesiva nuestra atención. Por lo tanto, si somos capaces de dominar nuestra atención vamos a tener un sistema inmune más competente.

Leer también >>  7 maneras de aumentar la oxitocina en tu cuerpo

Alan Wallace cita al gran profesor indio Shantideva, quien señalaba que “una persona distraída vive de forma continua en las fauces de las aflicciones mentales”. Una mente que no es capaz de supervisar su atención es susceptible a desequilibrios “como la lasitud o la excitación, es tal y como si el sistema inmune psicológico estuviese discapacitado, por lo que todo género de inconvenientes mentales de manera fácil nos abruman. El cultivo de la atención dirigida tiene un directo e esencial efecto en la moralidad y la libertad de la voluntad”, afirma Wallace. Y también:

La práctica meditativa integral es como una dieta sana que es imprescindible para mantener tu vitalidad y tu resistencia a la enfermedad. De igual modo, una práctica meditativa balanceada durante una vida socialmente activa aumenta tu sistema inmune psicológico, de tal modo que eres menos vulnerable a desequilibrios mentales de todo género.

Fuente: pijamasurf

Artículos que te pueden gustar:

Categorías: Superación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *