Cómo sobrevivir a un jefe tóxico

Decía Karl Marx que “el obrero tiene más necesidad de respeto que de pan”. Afortunadamente, esta ya no es una realidad tan fehaciente como la afirmación del pensador… en gran parte del planeta. No obstante, el jefe tóxico sigue siendo una figura muy habitual en el panorama actual.

¿A qué nos referimos al hablar de un jefe tóxico? Nos referimos a esos personajes con poder que se creen con derecho sobre nuestras vidas. Personas que se consideran más allá del bien y del mal y usan todo tipo de recursos, a veces poco lícitos, para mantener en control sobre el empleado.

Cuando hablamos de jefes tóxicos, nos referimos a líderes injustos que pueden lograr incluso que odies la profesión que tanto amas. Sin embargo, estos tipos que nos pueden hacer perder el sueño, tienen puntos débiles y hoy os los vamos a mostrar.

Los tipos de jefes tóxicos

Lo primero que haremos será establecer los tipos de jefes tóxicos con los que nos podemos encontrar. Solo siendo capaces de identificarlos podremos rechazar su influencia negativa. Para ello, nos basamos en la obra del escritor Vijay Nair, “El jefe no es tu amigo”.

Hombre con muchas caras

Vijay Nair insufla a su obra de un poderoso sentido del humor, sin perder rigurosidad en su trabajo. Este escritor disecciona con gran acierto a los líderes más deplorables del organigrama empresarial de la India. Y por ello nos hemos fijado en su escrito, porque sin unas risas, cuesta más digerir estas situaciones.

El jefe trepador

Para Nair, existen 5 tipos principales de jefes tóxicos. El más curioso y habitual suele ser el jefe trepador. Este personaje es fácil de identificar, pues tiene por costumbre adueñarse de las buenas ideas de los demás. Pero no se queda ahí: además de su incapacidad, suele culpar a los empleados de sus propios errores y de su ineficacia.

El inseguro

Otro tipo de jefe tóxico es el supervisor inseguro. Esta clase de líder suele buscar una camarilla de aliados que le sigan allá donde vaya. Utiliza a estos seguidores como vigilantes de lo que ocurre a su alrededor ya que teme que los empleados que tiene a su cargo se puedan volver contra él en cualquier momento.

El workaholic y el vago

Vamos ahora con dos tipos de jefes tóxicos que forman parte de un mismo continuo, podríamos decir que ocupando extremos contrapuestos. Por un lado tenemos al workaholic, un personaje que no tiene vida más allá de la oficina y pretende que tu existencia sea igual. Frente a él encontramos por otra parte al vago, que siempre esperará que hagas tu trabajo y también el suyo.

El arrogante

Por último, tenemos un quinto tipo de jefe tóxico muy común, el mandón arrogante. A las personas con este perfil jamás las escucharás pedir una disculpa, pues son incapaces de equivocarse. Por añadidura, tampoco suelen escuchar a nadie más que a sí mismos.

Mano manipulando

Cómo lidiar con un jefe tóxico

Hemos dado el primer paso. Ya tenemos información útil para identificar al jefe tóxico. Este detalle es importante para saber cómo lidiar con estos perfiles. Ahora bien, ¿qué podemos hacer para que no nos afecte directa y personalmente? Sigue estos consejos:

  • Jamás te impliques personalmente. Es más, no debes reaccionar ante los abusos, las críticas o la injusticia de forma emocional. Si te mantienes en calma, evitando el enfrentamiento y con actitud hierática, es posible que busque otro foco de sus iras.
  • Acude a tu supervisor si la situación persiste. Es decir, en lugar de confrontar, acude a él. Trata de entenderle y saber exactamente qué es lo que quiere. Si sabes qué espera de ti, te resultará más sencillo complacer sus exigencias.
  • No se te ocurra pensar que puedes cambiar a un jefe tóxico. Generalmente, son personas conflictivas tanto en el ambiente laboral como personal. Así pues, no podrás hacerle variar su actitud, por lo que solo debes navegar por las procelosas aguas de sus formas.
  • Recuerda que tu jefe no es tu amigo. Así pues, que él actúe como quiera, pero ello no debe ser óbice para que tú no seas profesional. Haz tu trabajo lo mejor que sabes y puedes y compórtate como una persona educada y capaz.

3 claves extra para lidiar con jefes tóxicos

Además, ten en cuenta que:

  • Es bueno tener todo documentado por escrito. Así pues, haz acopio de correos electrónicos y papeles que un día te serán de gran utilidad, si el conflicto se recrudece.
  • En tu vida personal, disfruta y olvida el trabajo. Es un ejercicio muy complejo, pero también necesario. Fuera de la oficina, abandona los problemas laborales. Si no, solo lograrás que tu vida se convierta en un infierno.

Pareja en vacaciones disfrutando del mar

  • Si nada de esto ha surtido efecto, queda una última opción, abandona tu puesto de trabajo. Si alguien te hace la vida imposible y se ha convertido en tu realidad durante las 24 horas, por salud mental y física, olvídate de ese empleo, pues la situación siempre irá a peor.*

Estas claves de Vijay Nair pueden serte muy útiles para poder desempeñar nuestro trabajo sin que un jefe tóxico nos afecte demasiado. Si un día te encuentras en alguna de estas situaciones o con estos personajes, no dudes en ponerlas en práctica!

*Nota editorial: sabemos que el mercado laboral no está como para dejar un empleo a las primeras de cambio. Si no puedes hacerlo por razones económicas, lo que te recomendamos es que te pongas a buscar un empleo mientras sigues trabajando. Esta solución es mucho más efectiva que la queja diaria, ya que tú mismo estarás intentando salir de forma activa de esa situación y alimentando un hilo de esperanza.

Los amigos tóxicos te roban la felicidad

Los amigos tóxicos te roban la felicidad

Los amigos tóxicos te roban la felicidad casi sin que te des cuenta, ¿quieres saber cuáles son los amigos tóxicos más comunes? Ver más »

La entrada Cómo sobrevivir a un jefe tóxico aparece primero en La Mente es Maravillosa.

Si te gustó, compártelo, muchas gracias!!!

personas han dejado su opinión

Loading...
Síguenos por la red social que más te guste :)

Send this to friend