En la vida no siempre y en todo momento estamos en el momento preciso ni en el sitio indicado, y en muchas otras ocasiones, permanecemos el tiempo que nos corresponde para percibir o bien dar alguna enseñanza, es el ciclo de la vida, no obstante, muchas veces no valoramos el paso de las personas por nuestra vida, y tampoco somos valorados.

Es bastante difícil comprender las emociones que sentimos, las sensaciones y los sentimientos que se producen ante cada vivencia, de la misma manera, resulta mucho más complejo entender el sentir del resto, pero debemos aprender a retirarnos, a admitir cuando ya no se requiere nuestra presencia y a identificar cuando no somos valorados, de otra manera, terminaremos grabando en nuestra alma, sufrimiento y pena, ante la falta de seguridad y la repetición constante de fallos.

pareja

Amarse a uno mismo es el principio de una historia de amor eterna. Oscar Wilde

Aprende a regalar tu ausencia a aquel que no valoró tu presencia, demostrar que somos capaces de reconocer cuando debemos partir, dejar atrás y cerrar ciclos y etapas en nuestra vida, sencillamente aunque resulte doloroso, es justo que nos valoremos a nosotros mismos para poder obtener lo mismo del resto.

Pasas por la vida de las personas, estableces relaciones y en determinados momentos sientes que estas en el clímax de la vida, las cosas acostumbran a mudar de rumbo de manera inesperada y no siempre y en todo momento las cosas resultan como esperamos o bien como quizá queremos que resulten, de esta forma las cosas comienzan a mudar y comenzamos a ser molestos para esa otra persona, ese interés inicial se ha ido, las cosas se enfrían, hacemos lo imposible por retomar, pero en la mayor parte de los casos no hay vuelta atrás y el peor error cometido es no retirarnos a tiempo.

espera

Exígete mucho a ti y espera poco del resto. De esta forma te ahorrarás disgustos. Confucio

En otros casos, nos enganchamos en relaciones tormentosas, maltratadoras, destructoras y para nada productivas, agotamos todos los recursos y acabamos con la autoestima por el suelo y la dignidad destruida, en estos casos caemos en ciclos prácticamente viciosos de malos tratos, de desgaste emocional y sicológico del cual resulta cuesta arriba salir, en estos casos irnos se transforma en la última opción, terminamos atados a nuestra dolorosa presencia y nos habituamos a ello.

El caso es que aquel no ha sabido valorar nuestra presencia, sencillamente no merece nuestra compañía, en la mayor parte de los casos, nuestra ausencia lúcida sensaciones de arrepentimiento y nuevas búsquedas, estimar lo que se tiene hasta que se pierde es lo común, la sabiduría radica en no forzar las cosas, en dejar que la vida fluya, que las relaciones terminen, comiencen, permanezcan…

enamorados

La vida es bien simple, pero no entiendo por que uno mismo se la complica. Angel moreno

Valorar nuestra vida, nuestra presencia, nuestras capacidades y nuestra voluntad y fortaleza, nos va a dar la virtud de hallar siempre y en toda circunstancia lo mejor, y aquellas veces donde sencillamente nos encontramos con malos ratos o con sentimientos no deseados por parte de alguien más, tener la entereza de continuar nuestro camino, de regalar ausencia y de saber permanecer en aquellos espacios en los que realmente somos valorados…

Por: Marvi Martínez – Rincón del Tibet

Asimismo te invitamos a visitar:

Vale más una distancia sincera, que una proximidad falsa…

Para estar guindando, es preferible caer

Nunca es tarde para emprender un nuevo rumbo, vivir una nueva historia o ir tras un sueño

Hay ausencias que representan un verdadero triunfo


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *