ansiedad sexual_Marca de agua

¿A qué llamamos ansiedad? La ansiedad es un mecanismo de defensa que emplea nuestra psique para alertarnos de que estamos frente a un riesgo o peligro, con lo que cumple una función adaptativa para resguardarnos de dicha amenaza, bien sea eludiendo la situación, huyendo de la misma o afrontándola para superarla. Por consiguiente, se trata de una contestación innata que tiene como misión la propia supervivencia. Nos ayuda a reaccionar mejor y con más rapidez y reflejos, haciendo que nuestro organismo se acelere y permitiéndonos ser más eficaces. Sin embargo, puede suceder que pase de ser nuestra alidada a ser nuestra peor enemiga; apareciendo ante situaciones que no suponen ninguna amenaza real y presentando toda una serie de sintomatología deseosa que resulta muy limitante (sudoraciones, taquicardias, respiración acelerada, pensamientos irracionales, etcétera).

Esto puede suceder en situaciones normales de la vida cotidiana y sí, asimismo en las relaciones íntimas. Lejos de ser una actividad satisfactoria y agradable, para ciertas personas enfrentarse a las relaciones sexuales puede ser un verdadero martirio si padecen de ansiedad sexual, que es una preocupación enorme y también inapropiada cara el sexo.

Algunos de los pensamientos más frecuentes que tienen estas personas son del tipo: no soy [email protected] en la cama, no tengo un cuerpo bonito, si eyaculo veloz no se quedará [email protected], no sé si podré sostener la erección, mi pene no es suficientemente grande, no voy a llegar al orgasmo… Y otros relacionados con prejuicios, mitos y una mala información sexual.

Todos estos pensamientos generan ansiedad en la persona que los padece, impidiendo que pueda concentrarse en el acto sexual y que, en consecuencia, alguno de ellos acabe ocurriendo, lo que refuerza su pensamiento inicial y por consiguiente, su ansiedad sexual. En el caso de las mujeres las consecuencias más habituales es la pérdida o disminución del deSeo y la dificultad para excitarse, provocando inconvenientes de lubricación y por ende de dispareunia (dolor coital) o bien vaginismo. En el caso de los hombres asimismo puede ocurrir la disminución o bien pérdida de deSeo, así como la eyaculación precoz o bien la disfunción eréctil.

Así, la trayectoria y el mantenimiento de la ansiedad sexual se resume en este círculo, llegando a convertirse en un círculo vicioso del que difícilmente vemos salida.

ansiedad-sexualMas, ¿qué podemos hacer para romper este círculo y combatir la ansiedad sexual?

En primer lugar tenemos que hablar con nuestra pareja de ello. Poder contarle claramente qué nos pasa es muy liberador para la persona y permite a la pareja comprender la situación mucho mejor, en tanto que también la sufre si bien de una forma distinta y, en ciertos casos, llega a considerarse culpable de lo que pasa. Por lo que una adecuada comunicación será fundamental como primer paso.

Aumentar los instantes de intimidad. Si es por ejemplo el coito lo que nos provoca la ansiedad, podemos buscar otras alternativas para más adelante ir abordando ésta. Podemos darnos masajes eróticos, compartir un baño juntos y enjabonarnos mutuamente…

Incluir estímulos distractorios. Es decir, poner velas con olores agradables, una música suave… Estímulos que nos permitan concentrar en ellos nuestra atención y tratar de desviarla de los pensamientos que nos provocan la ansiedad.

Practicar la respiración consciente. La ansiedad genera estrés y una forma de controlarlo es haciendo respiraciones profundas y conscientes, con lo que practicar durante el día esta clase de respiración, nos va a ayudar a relajarnos en las situaciones agobiantes.

Ejercitar nuestro cuerpo. Realizar ejercicio diario, aunque sea media hora de paSeo, dejará que nuestro cuerpo esté más activo, fortalecido y que nos sintamos mejor con nosotros mismos a nivel físico y mental, lo que nos dará mayor seguridad en las relaciones sexuales.

Vale la pena dedicarle tiempo y atención a nuestra vida sexual, ¿no creéis?.

LARA ANTIQUINO
Psicóloga Sexóloga

Loading...


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *