​”Nos hicieron pensar que el “gran amor” solo sucede una vez, en general ya antes de los treinta años. Que luego de ello no es amor, sino más bien simples réplicas.

Nos hicieron pensar que cada uno de nosotros es la mitad de una naranja y la vida solo tiene sentido cunado encontramos la otra mitad. No nos contaron que nacimos enteros, que no necesitamos a alguien para crecer por el hecho de que podemos hacerlo nosotros mimos, lo que si podríamos tener es alguien que nos ayude a medrar.

Nos hicieron pensar que el matrimonio es obligatorio y que los deSeos fuera de término han de ser reprimidos.

Nos hicieron pensar que los lindos y flacos son más amados. Nos hicieron opinar que solo hay una fórmula para ser feliz, exactamente la misma para todos y los que escapan de ella están condenados a la marginalidad.

No nos contaron que estas elaboras son equivocadas, que frustran a las personas, son alienantes y que podemos procurar otras opciones alternativas.

Absolutamente nadie nos dirá esto, cada uno de ellos lo tendrá que descubrir solo. Y ahí, cuando estés muy enamorado de ti, vas a poder ser realmente feliz y te vas a enamorar de alguien.

5

No te necesito, te prefiero. Lo sé, es duro y hace falta dejar muchas cosas atrás para vocalizar esas palabras. Entre otras cosas es necesario abandonar la cobardía y cubrirse de coraje, osadía y paciencia. Mucha paciencia.

Paciencia para explicar que el hecho de preferirte es que puedo llegar a quererte y valorarte inmensamente más que si te necesito, porque eso quiere decir que no necesito complementos para tapar mis faltas o mis defectos. Nadie en la vida tiene la responsabilidad de llenar lo que me falta.

Con esto deseo decir que la única persona a la que precisamos para vivir es a nosotros mismos. Y yo, en pleno derecho de usar mi libertad emocional, te escojo a ti para estar a mi lado y gozar el uno del otro.

He decidido dejar de esclavizarme y de anudarme a mi pasado sensible. No permitiré que el resto definan quien soy. Voy a buscar la manera de expresar mi ser y a explorar el fondo de mi océano. Entonces podré ser yo misma.

.

​Fuente: La psique es fantástica

Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *