No pierde nunca quien da amor, pierde el que no sabe recibirlo

Dar amor es una de las tareas más reconfortantes, ya que significa entregar algo que te das a ti mismo y al mismo tiempo. Si alguien recibe nuestro amor o lo deja ir, en cualquiera de las dos ocasiones, somos nosotros los salimos regalados, ya que el amor siempre vuelve a la fuente de quien lo ha entregado. 

En la pareja quien sabe dar amor termina ganando

El amor sincero es un bello regalo de la vida, no todas las personas saben amar con total entrega y honestidad, por ello quien consigue un amor de este tipo y lo deja ir está cometiendo tal vez el mayor error de su vida. Quien ama no mide lo que da, no le importa recibir a cambio, dar amor le llena de satisfacción, no pierde nunca quien da amor, pierde quien no sabe recibirlo.

Cuando amar causa dolor

En algunas oportunidades el que ama puede llegar a sentirse muy mal, puede hasta llegar a pensar que ha desperdiciado sus sentimientos, su tiempo, su vida, en alguien que no los sabe valorar, y es que el engaño, la traición y el desamor pueden terriblemente destruir los sentimientos más nobles de cualquier persona, neurológicamente empiezan a liberarse hormonas de estrés y emocionalmente es aún peor, la persona llega a afectarse psicológicamente, experimentan un dolor difícil de llevar, pierden la energía, es como si el amor que han dado se ha perdido llevándose con él todas las esperanzas, dejándolos vacíos y marchitos.

Sin embargo, el que ama sin medir es quien saca mayor provecho de una relación, la persona que ama verdaderamente sin egoísmo, sin límites, se conecta con la energía positiva de la vida, esta energía que hace todo posible, que le da sentido al existir. Pues el amor inyecta entusiasmo,  fuerza, vitalidad. Solo quienes han amado entienden cómo funciona ese motor que permite ver el mundo de colores y desafiar a lo imposible, motivados a ser cada día mejor y dar lo mejor de sí.

Loading...

Pareja tomada de la mano

El no ser correspondido, no es una pérdida, es una experiencia, una lección enriquecedora, luego de pasar por un sentimiento de pérdida, de herida, la persona resulta fortalecida y capaz de levantarse y enfrentar cualquier adversidad, aceptar este hecho reafirma el verdadero  concepto del amor, ése que existe independientemente de las circunstancias.

No todos tienen claro el propósito de la vida, este de amar y ser amados, aunque muchas veces ocurre que algunas personas aman a quien no les ama, que fijan su amor en alguien que no es el indicado, talvez esta persona ya tiene otro amor y eso es válido y se debe respetar, cada quien es libre de elegir a quien amar, el amor no se impone no es algo que se pueda obligar.

Quien no sabe recibir amor

Ilustración de una pareja abrazada bajo un árbol

Quien no sabe recibir amor, quien no es capaz de amar limpiamente, no valora o no respeta los sentimientos de la otra persona es quien pierde en una relación, tal vez por inmadurez, miedo al compromiso o simplemente no sabe amar, puede que con el paso de los años se vea solo carente de la energía positiva,  de la motivación de vida que solo da el amor y caiga en cuenta que ha perdido la oportunidad y la dicha de dar lo mejor que tenía para dar, solo llevará consigo las culpas de haber fallado a otros y a sí mismo.

El éxito en una relación viene de amarse a uno mismo, lo que permitirá ser capaz de amar a otros y ofrecer a los demás y al universo la mejor versión de sí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading...