No es la altura, ni el peso, ni los músculos, ni la belleza que te hacen una gran persona. Es el corazón y la humildad.

No es la altura, ni el peso, ni los músculos, ni la belleza que te hacen una gran persona. Es el corazón y la humildad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading...