Lo mejor de la vida no se planea, simplemente… sucede

Todos planificamos nuestra vida en cómo queremos que sucedan y cómo queremos terminar. Nos complicamos a menudo con estos pensamientos y cuando no vamos cumpliendo con lo que nos propusimos entramos en conflicto y nos sentimos desganados y. Pero, ¿no te has puesto a pensar que las cosas pueden llegar a ser mucho más sencillas?

Aprendamos a salir de la zona de confort, abramos esas puertas interiores que todos tenemos y busquemos otras oportunidades. Si tomas conciencia de que mereces ser feliz, ya estás haciendo algo grandioso por ti mismo.

Se está “reconociendo”, está nutriendo ese vínculo y esa autoestima donde las cosas pueden empezar a ser mucho más fáciles. Porque la vida no se planea y en muchas ocasiones se empeña en llevarle la contraria a los planes que hemos hecho con toda nuestra ilusión.

1. Conviértete primero en aquello que buscas

90715065f277de2aa4a1ad4554cd4959

Sueñas en encontrar a la persona ideal. Esa persona que será tu cómplice de tus deseos y metas, que te cobije cuando te sientas solo o sola y te ayude a encontrar el camino cuando pierdas las fuerzas. Desearías que fuera, una persona madura emocionalmente, alegre, comprensiva, comunicativa, humilde y sin miedos.

Pero ¿que pasa si eres tú primero quien alcance esas dimensiones que deseas en la persona amada? Conviértete en alguien con quien valga la pena pasar una vida entera. Sé aquel o aquella que sueñas, porque si tú te sientes bien en cómo eres, la felicidad que aportes a quien esté a tu lado será más completa.

Loading...

2. Permítete lo que mereces y llegará lo que necesitas

Si piensas en cerrar las puertas de tu corazón por haber vivido fracasos afectivos, solo construirás una coraza que te hará vivir en desconfianza y resentimiento. ¿Crees que mereces vivir así? No hay peor cárcel que la que uno mismo se crea. Comienza a derribar muros interiores: yo merezco tiempo para mí, merezco ser feliz, merezco reír y verme bien.

come_on__by_pascalcampion-d6t9k0h

Grafica en tu mente las cosas que sientes que mereces realmente y comenzarás a abrirte al mundo, a ser más receptivo con lo que te rodea, con lo que te envuelve. Y al final, cuando menos te lo esperas, la vida te traerá aquello que realmente necesitas.

3. Cuidado con las altas expectativas

 Nadie puede controlar lo que va a pasar mañana, nadie garantiza que los objetivos que te propusiste se cumplan. Soñar no es malo, en absoluto, alimenta nuestra ilusión por ende la fuerza y los recursos que empleamos para conseguir nuestros objetivos. No obstante, hay que ser humildes y aprender a dejarnos llevar, con más flexibilidad.

0000fde7_medium

Ahora bien “el dejarnos llevar” no significa en absoluto poner el piloto automático y permitir que las cosas sucedan de la forma que quieras el azar. Todos llevamos el timón de nuestras vidas y sabemos qué rumbo tomar, y guiaremos nuestros días capeando vientos y tormentas. Con fuerza y entereza.

Fuente: ​Rincón del Tibet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *