GEMAS

Las piedras son energía concentrada; ellas actúan a través de sus vibraciones y sus colores. Cada piedra tiene una vibración específica, la cual a su vez puede ser trasmitida a las propias vibraciones humanas. Tanto vibraciones como colores pueden tener un efecto muy poderoso sobre las emociones. Combinados, ellos pueden ayudarnos a obtener lo que deseamos, desde aumentar nuestro poder personal hasta influir sobre otras personas.

Las piedras actúan por el solo hecho de ser sostenidas en las manos o siendo ubicadas sobre puntos particulares. El efecto es particularmente intenso cuando son usadas en colgantes o collares. Si se las pone sobre algún lugar, por ejemplo, en una habitación, las piedras pueden “esparcir” sus vibraciones sobre todo el ambiente.

Las piedras tienen sus Principios Energéticos, una piedra nunca se pierde, se va por falta de afinidad entre nosotros y ella; cuando una piedra se rompe es porque ha cogido alguna corriente negativa dirigida hacia nosotros y te ha servido de escudo protector.

 

Para poder distinguir entre piedras preciosas y piedras semipreciosas se utilizan tres factores:

  1. Piedras preciosas y semipreciosasLa escala de dureza de las mismas (lo que garantiza su durabilidad), que, además, tradicionalmente coincide con las piedras o gemas preciosas por excelencia (la piedra preciosa más dura que existe es el diamante, como ya hemos vistos en los artículos anteriores).
  2. La rareza, escasez o dificultad para encontrarlas en la naturaleza.
  3. Su belleza y perfección. Cuando hablamos de la belleza y perfección de una piedra, ya sea preciosa o semipreciosa, nos referimos a su color, brillo, transparencia y pureza. Una piedra preciosa pura, sin imperfecciones y con un color radiante, puede tener un valor incluso superior al de un diamante de similares características.

 

 

Piedras Preciosas

Piedras SemiPreciosas

Las piedras de cada signo

Como Limpiar y cargar las gemas