Para ser feliz debes aprender a ignorar a muchas personas

Muchas veces alejarnos de las personas conflictivas no solo es una cuestión de comodidad, sino de salud mental. Hay actitudes que nos llegan a desequilibrar tanto que nos bloquean y nos impiden realizarnos, sometiendo nuestro bienestar emocional a sus antojos.

Todos sabemos de buena tinta que nuestras relaciones no siempre nos aportan algo positivo, aunque realmente lo esperemos. A pesar de que somos conscientes de esto, no cuesta darnos cuenta de que estamos alimentando intercambios tóxicos.

O sea, nos parece algo “tonto” e incoherente pero, sin embargo, no podemos escapar de la realidad. Sacrificar nuestro bienestar por los demás está a la orden del día para cada uno de nosotros.

Así que nos encontramos ante el triste panorama de vivir sometidos a relaciones insanas con personas que no nos aportan sinceridad ni buenas emociones. Es decir, intercambios cargados de intereses y egoísmos. Por eso, para poder crecer debemos de aprender a ignorar a cierta gente en ciertos momentos.

 b0db561e12696d76b6ebc0ac64ba12f0

¿Qué es lo que debemos ignorar para ser felices?

Las situaciones a partir de las que conviene comenzar a regalar nuestra ausencia son variopintas. Normalmente podemos reconocer con facilidad lo que nos turba pero es posible que nos lleve un tiempo en otras ocasiones.

Conocerlas nos ayudará a tomar conciencia de la realidad e incluso puede ayudarnos a anticipar estas cuestiones, de manera que podamos impedir que nos hagan más daño que el inevitable. Dicho esto, veamos algo más detenidamente lo que debemos aprender a ignorar:

1.Las críticas de los demás. Nadie nos puede afectar sin nuestro consentimiento. O sea, somos nosotros lo que damos validez a las opiniones de los demás. Lo que otros piensen sobre las decisiones que tomamos no debería importarnos, ya que es tan probable que nosotros nos equivoquemos como que ellos lo hagan.

2. La creación de inseguridades. Hay personas que se piensan que son expertos en la vida de todo. Estos acaban consciente o inconscientemente, creando inseguridades y pequeñas frustraciones en la gente que les rodea. Procura ignorar este tipo de actitudes, pues solo te conducen a la frustración.

3. Preocuparnos por lo que no podemos controlar. Si nos preocupa cómo va a actuar esa persona o qué va a hacer o decir, algo va mal. O sea, la gente no va haciendo daño deliberadamente y no debería de tenernos en vilo que nos respeten o no. Si esto ocurre, es mejor de que alejes de esa persona.

Loading...

4. Las comparaciones obsesivas. Está muy bien que la gente triunfe y tenga éxito, pero no que hagan sentir a los demás poca cosa. No hay persona más insignificante que aquella que usa sus logros para menospreciar a los demás. Por eso, sigue centrándote en lo que tú puedes hacer para seguir creciendo y recuerda que lo que consigas depende en gran parte de que te lo creas.

5. Los intereses y egoísmos. No todo el mundo te está ayudando cuando intentan aparentar estar haciéndolo. Empieza a desactivar la realidad y analiza hacia qué lado se inclina la balanza siempre. Si hay un equilibrio, significa que hay armonía en vuestra relación; si por el contrario no lo hay, algo va mal.

Regala tu ausencia a quien no valore tu presencia

Regala tu ausencia a quien no valore tu presencia

Tenemos que darnos cuenta de que con el tiempo la imagen que tenemos de las personas puede cambiar, lo que implica que desconoceremos a aquellos que creíamos conocer.

Regala tu ausencia y tu indiferencia a quien no te valore; pero no de cualquier forma, auséntate emocionalmente. No lo hagas como una forma de venganza, sino como una manera de protegerte.

A veces nos percatamos demasiado tarde de que todo lo que hemos hecho por alguien ha sido ignorado o menospreciado en el terreno emocional. Es posible que entonces nos sintamosdecepcionados y que nos demos cuenta de que no han movido ni un dedo por nosotros.

Conseguir que lo que alguien haga o no haga no nos afecte actúa como un bálsamo. Puede que resulte costoso al principio, pero los resultados comienzan a notarse bien pronto en nuestra salud emocional.

De hecho, cuando somos capaces de hacerlo, nos damos cuenta de que es un verdadero placer poder escucharnos sin nada que enturbie nuestro diálogo interior.

La verdad es que intentarlo no solo merece la pena, merece la alegría.

10 Respuestas

  1. edith roa dice:

    Me encantó este video, gracias.

  2. Tef dice:

    A mi me toca empezar de nuevo, puesto que me vi casi que obligada de dejar amistades, por los celos, los conflictos y sus dudas. Sacrificar tanto, cumplir como pareja, por amor, me perdí. Abandoné, en medio de mis frustraciones, lo que me gustaba hacer, por estar con él, por estar ahí, en todo momento, no valoró nada, y me atreví, despues de tantos años, a reencontrarme con mis amistades, pero el resultado fue la decepción de él hacia mi, por haberlo “traicionado” con otras personas. Me sorprendí tanto, que algo exploto dentro de mi, porque tal injusticia, luego de haber perdonado sus errores, que si fueron errores reales, conllevó a mi alejamiento radical. Ante todos nuestros conocidos comunes, por sus comentarios, quedé como la traidora que le fue infiel, qué locuras por las que una pasa en la vida. Ahora entiendo por qué me hablaban de un tal “sindrome de Otelo” y “Depredadores emocionales”. Me frustra ver que nada es como una quisiera que fueran las circunstancias. Pero sé que voy a salir de este encierro emocional y relacional.

  3. sergio dice:

    en la espera de algún satisfactor emocional o físico o económico acabamos cediendo la salud el error no esta en dar, el error esta en esperar algo a cambio de lo que damos…….somos seres fundamentados en la necesidad.

  4. Florencia dice:

    Hay veces que esperamos más de lo que una persona nos puede dar, amamos tanto que nos olvidamos de nosotros mismos. Cuando alguien no se siente bien consigo mismo intenta, en muchas ocasiones lastimar el alma de quien lo ama. En mi caso, aguarde en silencio, entendí que cada uno debe hacer lo que le nace, hable claro en más de una oportunidad y solo me choqué con una pared a la que no le interesó el daño que me hacía. Los rencores no son buenos pero siempre es necesario recordar quien te lastimó para no volver a dejarlo entrar. El amor se vive no se piensa.

  5. Carmen dice:

    Si lamento decir que fui esposa de un TÓXICO ,si con mayúsculas, y mi hija mayor también!
    Lo peor es q a veces me comporto como si yo lo fuese….saca lo peor de mi y termino diciendo palabras q no me son habituales y pensamientos negativos. Tras muchos intentos de tener una relación aceptable……..con dolor he puesto el límite de no verla y espero cumplirlo.

  6. Pedro dice:

    Si bien es cierto y estoy de acuerdo,no olvidemos que aprendemos de todos los que se cruzan por nuestra vida,y la toxicidad será si la dejamos,mas bien debemos trabajar en desarrollar herramientas que permitan que sean ellos las que se alejen.

  7. Marcela dice:

    Uff! Que cierto es..Cuando toma decisiones sabias y en silencio es lo mejor que puede pasar. Además sin hacerle daño a esa persona te alejas y te liberas de esa mala energía.

  8. Serafin dice:

    Se gana en salud y en tranquilidad. La gente toxica que se dedica a injuriar a otros para salvarse ellos solo merecen que se les ignore. Donde mejor están es en el olvido.

  9. Carolina dice:

    Eso es cierto, por eso es mejor apartarse de esa personas tóxicas de nuestra vidas y seguir adelante. Que eso no constituya algo negativo en nuestro andar por la vida y no nos afecte emocionalmente ya que tenemos sueños y metas que cumplir. Hay que ir de la mano con aquellas personas que aportan cosas positivas a nuestras vidas. Ellos son los que se pierden de personas como tú que valen no un mundo si no un Universo. Siempre seguir adelante, nunca parar por nada ni por nadie que no nos aprecien y quieran.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *