Ellas no están enfermas

Ellas no están enfermas, no sienten un dolor muscular que les atraviesa como mil puñales, ellas simplemente fingen porque no quieren ir a trabajar.

No tienen tal sensibilidad al tacto que hasta la más mínima caricia, hecha con todo el amor del mundo, les puede provocar incluso moretones, lo que pasa es que son tan estúpidas que no quieren que nadie las toque.

Les duele la cabeza porque pasan muchas horas colgadas del móvil, o tiradas en el sofá frente al televisor, no se trata de algo crónico.

No sienten fatiga y cansancio ante un pequeño esfuerzo o ninguno, es que son unas vagas.

Sus trastornos del sueño no existen, es simplemente que, como no hacen nada, no pueden dormir.

No tienen ansiedad patológica, son unas histéricas.

Su llanto y su tristeza no es por la depresión que supone ver cómo te deterioras, es porque son unas amargadas.

No les molesta la luz, ni los olores les hacen revolver el estómago.

No tienen temblores incontrolados en piernas y brazos, son fingidos para llamar la atención.

No tienen problemas de concentración, su pérdida de memoria o su dificultad para expresarse es porque no prestan atención.

Loading...

No tiene ningún mérito que se levanten de la cama cuando su cuerpo les pide a gritos que no lo mueva, que cada movimiento suyo es como mil terremotos en su interior… no tiene ningún mérito porque a todos nos cuesta levantarnos

La enfermedad reconocida por la OMS en 1992, no existe. La Fibromialgia no existe, el 4% de mujeres que la sufren se lo han inventado.

Porque son unas vagas, unas histéricas, unas amargadas.

Porque ellas no están enfermas, ni sienten la incomprensión de la Sociedad, esa sociedad que les dice: ¡Levántate que no es para tanto! Esa misma sociedad ignorante que es capaz de decir: Eso lo tengo también yo, pero mira, soy fuerte y voy tirando….

Y así, poco a poco, se aíslan en su no enfermedad, porque así lo quieren, porque así lo han escogido….

Por todas aquellas que lo sufren en silencio, que poco a poco se aíslan en el pozo del rencor y la desilusión… aguantad, aguantad porque vamos a por vosotras, hemos entrado en el túnel de vuestra desesperación, vamos con linternas y silbatos, y gritamos vuestro nombre. Estamos despertando como Sociedad, y vamos a buscaros para cuidaros, amaros y pediros perdón por todo este tiempo de incomprensión.

Aguantad valientes, que ya vamos… y cuando os encontremos, aprenderemos de vosotras, nos contagiaremos de vuestro aguante y vuestro coraje. Sabremos agradeceros que nos hayáis abierto la mente y el corazón para que sepamos tratar a las que están por venir.

Este post está dedicado a mi ángel de mariposas azules en la espalda, mi guerrera incansable, mi hermana. Gracias por luchar como lo haces, gracias por ser un ejemplo tan grande.

Va por ti.

Leer también >>  Esta tabla te indica que tareas del hogar debe hacer un niño de acuerdo a la edad!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *