El Mindfulness parece una moda más, como el spinning, el pilates, las dietas milagro, extraños alimentos o el incuestionable crossfit y muchísimas más. La buena noticia es que, aunque podamos estar cansados de escuchar sobre el esta técnica, los resultados que ha arrojado son bastante interesantes.

Es cierto que muchas veces hemos escuchado sobre el Mindfulness a la par de un montón de términos y técnicas que prometen la felicidad, o el camino a una vida plena. Pero cuidado, tal vez estemos metiendo injustamente todo en la misma categoría de que sólo se trata de una moda y estemos pasando de largo ante algo que ha demostrado dar resultados positivos.

Claro que debemos ser cuidadosos y no creer a pie juntillas todo lo que “al amigo del amigo le funcionó” y poner nuestra salud (y nuestra cartera) en riesgo. Pero por más chocante que el Mindfulness pueda sonar por el contexto en el que lo hemos oído, insistimos, vale la pena saber de qué se trata.

El Minfulness como tal es un concepto popularizado en occidente por los trabajos e investigaciones de Jon Kabat-Zinn, un doctor en biología molecular del MIT. Es muy conocido por su trabajo en difundir la meditación de atención plena (mindfulness meditation) como terapia clínica y en la sociedad. Kabat-Zinn es autor de varios ensayos científicos dedicados a probar los efectos de la técnica REBAP (reducción del estrés basada en la atención plena) en poblaciones y comunidades sometidas a gran estrés como reclusos carcelarios o entornos laborales, así como en pacientes con dolores crónicos.

El mindfulness está basado en el budismo, propiamente en la meditación budista Vipassana, aunque no recoge los conceptos religiosos de esta tradición sino su filosofía. Se centra, básicamente en la “atención momento a momento a la experiencia presente, sin hacer juicios y con una actitud de aceptación”. Son muchas las bromas que se le hacen al mindfulness sobre esta característica llamada “atención plena”, como ese lugar común sobre que esta técnica consiste en poner toda la atención incluso al lavar los trastes, sentir el agua y ver la espuma hasta alcanzar una experiencia religiosa…

Leer también >>  20 razones de porque no hay que dejar a los niños con su papá

Lo cierto es que el mindfulness práctico indica que hay que poner atención a lo que hacemos día a día, más aún: en cada momento. Pero esto no debe ser un problema o una exageración, lo que se propone la técnica es que no estemos “desfasados” y que estemos en el presente en cuerpo y mente.

Loading...

Porque, vamos, seamos realistas, el ajetreo del trabajo, las redes sociales, el smartphone sonando, las infinitas posibilidades del internet y la ilusión de que somos multitarea (no lo somos) nos hacen estar en todos lados (en la mente) menos en el momento presente. El mindfulness pretende dar herramientas para mitigar ese “desface”, para hacernos conscientes de que aunque la mente no pare sí podemos enfocarla y calmar su locura. En el budismo, para retomar esta idea, le llama “Mente de mono” a esa actividad de la mente de ir de un pensamiento a otro (y a veces de forma obsesiva) sin ningún orden o beneficio pues, en la mente no se resuelve nada, sino hasta el momento en que lo hagamos.

Existen diversas técnicas para practicar la atención plena y una de ellas es la meditación, técnica que por sí misma ha demostrado científicamente generar grandes beneficios a sus practicantes. Técnicas de meditación no hay una sola y lo mismo sucede con el midfulness. Eso sí, todas buscan los mismos objetivos: calmar la mente de mono y vivir realmente en el momento presente.

Así que, aunque es posible que esa palabreja nos suene igual a muchas otras que están de moda, el mindfulness propone hábitos y prácticas que parecen dar buenos resultados. Es decir, que si escuchamos más de cerca nos daremos cuenta de que lejos de la moda está construida en una interesante filosofía y propone hábitos y técnicas efectivas y benéficas. Algunos de estos beneficios del mindfulness son: mejorar la atención, como ayuda en los tratamientos de pérdida de peso, disminución de estrés y ayuda a pacientes con ansiedad o depresión, y en general beneficios a nivel personal, en el trabajo y en las relaciones personales.

Leer también >>  Los órganos del cuerpo y su relación con las emociones