5 técnicas psicológicas para dejar de fumar

5 técnicas psicológicas para dejar de fumar

apertura-dejar-fumar

Fumar es un acto que termina con nuestra salud. Envenenar el cuerpo, sabiendo que tiene un poder inmenso para dañar la salud se pega de bruces directamente con la imagen que nos gustaría tener de nosotros mismos. Sin embargo, ¿por qué no renunciamos?, incluso, ¿por qué muchas veces utilizamos engaños mentales para callar a nuestra conciencia?

El responsable de este lavado de coco ha sido y sigue siendo la Industria Tabacalera. Con su publicidad directa o a través de la literatura o el cine, ha conseguido que el tabaco esté asociado con el glamour, la belleza o la asertividad. En definitiva, cualidades que a las mayoría nos gustaría tener.

¿Quién no recuerda a la preciosa Marilyn Monroe sosteniendo un cigarrillo entre sus dedos de una forma tremendamente sensual? ¿Y quién no querría parecerse a ella?

 

 

Ciertamente, el tabaquismo tiene de todo, menos de sensualidad. Las tremendas consecuencias que tiene para nuestra salud y para nuestro físico ya son conocidas por todos (arrugas, mal aliento, dientes amarillos, mayor riesgo de infarto, de cáncer de pulmón…) pero aun así el ser humano sigue enganchado a esta droga, una de las más difíciles de deshabituar, debido a que está tan normalizada que ni siquiera nos percatamos de que es una droga como cualquier otra.

Me gusta fumar

Mentira. A nadie le gusta fumar, aunque muchos fumadores suelen afirmar esto con rotundidad simplemente porque son adictos, dentro de ellos hay un “bicho” que les pide comida cada vez que tiene hambre, es el síndrome de abstinencia el que habla por ellos. La prueba está en que la primera vez que probaron un cigarrillo no les gustó en absoluto, a nadie le gusta en realidad.

No tiene un olor ni un sabor agradable, pero su poder adictivo te confunde y te hace creer que en realidad te encanta para así tenerte enganchado.

 

Persona fumando

Es conveniente que aceptes esta realidad y que empieces a convencerte de que sería muy beneficioso que te plantearas abandonar el tabaco de una vez por todas. Déjate de excusas: no te gusta, no te hace bien, te está matando poco a poco, tu calidad de vida es peor, molestas a los no fumadores, ha dejado de ser glamouroso…

¿Qué puedo hacer para dejar de fumar?

La psicología ha desarrollado varias técnicas de tipo cognitivo-conductuales para ayudar a los fumadores a dejar el tabaco. No obstante, estas técnicas solo servirán si la persona está en la fase de preparación para la acción, es decir, si está totalmente decidida a dejar de fumar y se encuentra motivada para ello.

Por lo tanto, el primer paso, es querer cambiar y eso solo depende de ti.

>> ¿¿Conoces nuestra App de PNL?? Con ella podrás trabajar y mejorar cualquier aspecto de tu vida con todas nuestras Afirmaciones Positivas #descúbrela #esFree Pincha Aquí <<
  • Control estimular: consiste en retirar o eliminar todo estímulo elicitador de la conducta de fumar, es decir, todo aquello que hace que me entren ganas de fumar. Puede ser el café, el alcohol, ver ceniceros por casa, ir a un club de fumadores…
En ciertos casos, se recomienda incluso abandonar durante un tiempo ciertas amistades, pero si esto es demasiado complicado por lo que supone, al menos decirle a todos nuestros amigos que queremos dejar de fumar, que no nos ofrezcan o que no fumen en nuestra presencia.

 

Palabra no con cigarrillos

  • Cambiar de marca de cigarrillos: debemos ir cambiando de marca progresivamente, desde la que fumamos normalmente, hasta llegar a la marca que contenga el mínimo de nicotina y de alquitrán, de esta forma, nuestro organismo irá adaptándose a la reducción de las sustancias poco a poco.
  • Reducción progresiva: reduciremos la cantidad de cigarrillos diarios en un 20% cada semana, hasta llegar al abandono total. Hay que registrar diariamente lo que se fuma para ver si hemos cumplido nuestro objetivo. Por otro lado, también se hace reducción de la cantidad de cigarrillo fumado. Si por ejemplo, la persona fuma el cigarrillo hasta el filtro, ahora ha de dejar 1/3 de cigarrillo sin fumar, la siguiente semana 1/2 sin fumar…
  • Retrasar el momento de fumar y tolerar la ansiedad: si fumamos nada más levantarnos, tenemos que ponernos el objetivo de retrasar media hora como mínimo ese cigarrillo. Al ir retrasando, aprenderemos a convivir con esa molesta ansiedad, nos daremos cuenta de que no es tan mala como pensamos y además al final del día, comprobaremos que hemos fumado menos. Incluir técnicas de relajación es más que recomendable.
  • Ejercicios cognitivos: ser consciente de que el tabaco es una droga que nos controla, nos daña y nos roba, sustrayéndonos dinero que va a parar al bolsillo de una Industria multimillonaria…¿Qué gracia tiene esto?

Es muy importante que, cada vez que tengas unas ganas imperiosas de fumar, mantengas un diálogo interior, recordándote todo lo perjudicial que es el tabaco para ti. Además, no te escondas la verdad: tú no necesitas el tabaco, tu vida será mejor sin él, en realidad quieres dejarlo, etc.

Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading...
Síguenos por la red social que más te guste :)

Send this to friend